Curiosidades de la Generación del 27

Generación del 27

(Autora: Alba Bueno)

La Generación del 27, junto con la Generación del 98, es uno de los grandes temas a tratar en las clases de Literatura de nuestro país. García Lorca, Vicente Aleixandre, Jorge Guillén, Dámaso Alonso… Pero, además de su obra, ¿conoces algunos de los hechos que marcaron su vida? ¿Sabes que, la Generación del 27, no engloba solo a autores masculinos?

Generación del 27

Luis Cernuda

Como muchos de sus compañeros de la Generación del 27, estudió Derecho.

Pedro Salinas fue su maestro y mentor.

Su primera publicación Perfil del Aire fue duramente criticada.

Descubrió el cine al marchar a París y se enamoró de él.

Pedro Salinas

Quedó huérfano de padre a los seis años, cosa que su aprendiz Cernuda quizás hubiera deseado debido a los maltratos de su progenitor.

Estudió Derecho también.

Sus primeros poemas fueron publicados por Ramón Gómez de la Serna en la revista Prometeo.

Fue traductor de algunas obras de Marcel Proust.

Salinas se exilió a Francia tras el estallido de la Guerra Civil.

Jorge Guillén

Se alojó en la afamada Residencia de Estudiantes.

Fundó la revista Verso y Prosa.

Uno de sus mejores amigos fue Salinas.

Al inicio de la Guerra Civil Española, Jorge Guillén fue encarcelado en Pamplona durante un breve periodo de tiempo.

Al marchar a Estados Unidos, se convirtió en miembro de la Asociación AAAS (Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia).

Gerardo Diego

Juan Larrea fue uno de los amigos más importantes de su vida.

En 1920, llegó la publicación de su primer poemario (El romancero de la novia) de manos de Juan Ramón Jiménez.

En 1924, recibió el Premio Nacional de Literatura compartido con (el también poeta de la Generación del 27) Rafael Alberti. Y en 1979, tuvo que compartir el Premio Cervantes con Jorge Luis Borges.

Durante la Guerra Civil, fue uno de los pocos artistas del momento que respaldó al bando sublevado. Esto y que no hiciera nada para liberar a Miguel Hernández hizo que Neruda lo rechazara abiertamente.

Dámaso Alonso

También estudió Derecho. Participó activamente en la vida cultural y literaria de la famosa Residencia de Estudiantes. 

Además de autor, era un gran interesado de la literatura europea, lo que hizo que la Biblioteca Nueva publicara en 1926 su traducción de A portrait of the artist as a young man en la que colaboró con el propio autor: James Joyce. 

Fue miembro y, posteriormente (1968-1982), director de la Real Academia Española de la Lengua (1968-1982). Trabajando allí, se centró en la organización de encuentros con academias americanas con las que colaboró para prevenir la fragmentación de la lengua española.

Federico García Lorca

Se decía de él que llegaba a tener un humor tan excéntrico que bromeaba fingiendo su propia muerte. Incluso alguna vez llegó a dar algún susto ya metido en la tumba. 

Estudió Derecho también, aunque nunca fue un gran estudiante y comenzó a andar con 4 años. 

Su mayor inspiración y respeto fue hacia Salvador Dalí. De hecho, estuvieron profundamente enamorados.

Vicente Aleixandre

Fue Premio Nobel de Literatura en 1977. 

Se licenció en Derecho (cómo no) y ejerció como profesor de Derecho Mercantil en la Escuela de Comercio de Madrid. Durante su infancia, realizó sus estudios en Málaga donde coincidió con el también poeta de la Generación del 27 Emilio Prados. 

Durante unas vacaciones conoció a Dámaso Alonso. 

Durante la Guerra Civil, su casa fue bombardeada y perdió parte de su gran biblioteca. 

Fue una persona tremendamente enfermiza: padeció nefritis así como tuberculosis, se le extirpó el riñón derecho, se pasó dos años en cama…

Emilio Prados

En 1914, obtuvo una plaza en el Grupo de Niños de la Residencia de Estudiantes. 

Su padre poseía una imprenta que más tarde heredó y que le ayudaría a fundar, junto a Altolaguirre, la revista Litoral

El estallido de la guerra civil lo llevó a defender la causa republicana y a la defensa de Madrid donde leyó en la radio su conocido poema Ciudad sitiada.

Manuel Altolaguirre

Su madre falleció cuando tenía 21 años. Era tal su apego que esta pérdida le afectó profundamente e hizo que la muerte se convirtiera en el tema principal de sus siguientes obras poéticas. 

Antes de acabar la guerra, Altolaguirre salió de España y pasó varios meses en un campo de concentración francés. 

Murió en un accidente de tráfico al volver del Festival Internacional de Cine de San Sebastián de presentar su película El Cantar de los Cantares.

Rafael Alberti

En 1972, se pensó en él para el Premio Nobel de Literatura. Al principio, estaba emocionado por recibir tal galardón, pero luego se planteó que qué se le había perdido en Suecia (lugar donde se celebran los Premios Nobel) y que cómo iban a entender los suecos sus obras. 

Le concedieron otro premio en Italia en el que se le entregaron una treintena de botellas de vino y decidió finalmente no volar a Estocolmo; razón por la que los miembros de la Academia Sueca se molestaron aún más. 

Se cuestiona cuánto tiempo le hubiera durado el premio dinerario del Nobel de habérsele concedido, pues en La arboleda perdida el poeta gaditano de la Generación del 27 desvela que, cuando le concedieron el Premio Nacional de Poesía, se gastó 4000 de las 5000 pesetas del premio en invitar a sus amigos y conocidos a helados.

Generación del 27

Las grandes desconocidas

En los libros de Lengua Castellana y Literatura, el temario sobre la Generación del 27 incluye sin duda a estos grandes autores. Pero existían más. Muchas de ellas mujeres. Y así lo plasmamos en el tema de la Generación del 27 en libros de AEON.

Son conocidas como “Las Sinsombrero”. Algunas de ellas son María Zambrano, Carmen de Burgos (Colombine) o Margarita Manso.

Este término tuvo su origen en una anécdota del Madrid de los años 20. En aquella época, y en las anteriores, lo normal es que las mujeres portaran un sombrero que las dotaba de elegancia y feminidad.

Pero, como buenas transgresoras de la época, Margarita Manso y Maruja Mallo, se atrevieron a pasear junto a Salvador Dalí y Federico García Lorca a cabeza descubierta. 

Según la propia Maruja Mallo, llevando el sombrero «decíamos que parecía que estábamos congestionando las ideas, y atravesando la Puerta del Sol nos apedrearon llamándonos de todo».

¿Quieres saber quiénes fueron estas grandes desconocidas? 

Puedes descargarte nuestro póster sobre la Generación del 27 en el que se nombran a autores y autoras por igual.

[contact-form-7 404 "No encontrado"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir Whatsapp
1
Tengo una duda respecto a uno de vuestros libros. ¿Podéis ayudarme?